Vida útil del amianto: datos definitivos

El uso de productos que contengan las fibras de amianto (de todos los tipos),
que ya estaban instalados o en servicio antes de la fecha de entrada
en vigor de la presente Orden, seguirá estando permitido
hasta su eliminación o el fin de su vida útil.
(BOE. Orden de 7 de diciembre de 2001)

La clave es cuánto dura la vida útil del amianto, y específicamente la del fibrocemento, que es el material más usado conteniendo el mineral.

Cuando se ha argumentado utilizando este extremo, la respuesta de los responsables de salud (empresas privadas o públicas y administraciones) ha sido que esta fecha no está determinada por ley. Y así es, tenemos el tiempo perdido.

Pero existe una vida útil, es decir un paso del tiempo en que un material deja de perder la funcionalidad para la que ha sido fabricado y, en el caso del fibrocemento, se vuelve más peligroso, muy peligroso. Y hay otras circunstancias que sin que se haya pasado ese plazo elusivo, por el estado del material, se puede adelantar la prescripción legal: ha devenido el fibrocemento en un estado de deterioro que ya es peligroso, muy peligroso, antes de su tiempo. Dos criterios objetivos que inducen a pensar que los reclamantes de los colegios u hospitales, por ejemplo, que tienen fibrocemento en sus recintos, pueden hacer un reclamo legal para que lo eliminen, para que lo saquen fuera de sus muros.

…Seguir leyendo el artículo en SinPermiso.info

image

 

Amianto en el Metro de Madrid: el problema de los usuarios

 El pasado 11 de mayo, a las once, debería haber estado en la Asamblea de Madrid en calidad de “experto”, invitado por el Grupo Parlamentario de Podemos, para hablar en la Comisión de Investigación del Metro creada ad hoc.  No fue posible porque el PP me rechazó por radical o por ese olor a azufre que tan bien percibe la grey, cualquiera sabe. Para paliar la situación, el Grupo que me había invitado organizó un encuentro por la tarde del 11, en compañía de sindicatos, administración y otros parlamentarios, en la propia sede de la Asamblea. Acto, entre otras cosas, muy simbólico. Además de harto interesante.

Leer el artículo completo

15269916814791
Obras en el metro para eliminar el amianto, que afecta a los trenes de las líneas 1,6, y 9. Fuente: EL MUNDO

El amianto en su laberinto normativo (y III)

Hacia una normativa por la erradicación universal del amianto, por la salud pública, laboral y ambiental y que proporcione a las víctimas verdad, justicia y reparación.

Paco Puche, noviembre de 2017

“No existe razón de Estado ni intereses económicos de las corporaciones que justifiquen el silencio cuando se trata de la salud pública, (…) cuando uno demuestra hechos que pueden tener impacto en la salud pública, es obligación darle una difusión urgente y masiva”.

Andrés Carrasco
(Buenos Aires)

Dedicado a las víctimas del amianto en el mundo

Resultado de imagen de eternit poster

En Laberinto (I) de esta serie describía la maraña de normas europeas y españolas acerca de ese fenómeno llamado “amianto”, en toda su complejidad. Abarcaba 50 años.

Laberinto (II) entraba en ese corazón de las tinieblas del amianto, describiendo, de manera crítica y propositiva, las entrañas normativas del monstruo.

Laberinto (III) se propone hacer propuestas razonables para modificar en unos casos, derogar en otros y crear elementos normativos novedosos en el resto, con vistas a que se haga justicia a las víctimas, pasadas , presentes y futuras y para preservar de la mejor manera posible la salud pública, laboral y ambiental, sin olvidar la solidaridad con terceros países.

Continuar leyendo LABERINTO Y III

El amianto en su laberinto normativo (II)

“…y por eso cultivaban jardines de sueños
y los exportaban con grandes lazos de colores
y los profetas  de la oscuridad se pasaban noches
y días enteros vigilando los pasajes y los caminos buscando estos peligrosos cargamentos
que nunca se dejaban atrapar
porque el que no tiene ojos  para soñar
no ve los sueños ni de día ni de noche”

Gioconda Belli

 

Por eso nos atrevemos a cursar por estos laberintos, porque soñamos que un día a los millones de víctimas del amianto se les terminará de hacer justicia, y que ese 1% de victimarios y colaboradores acabarán pidiendo perdón y reparando el inmenso daño infligido a la humanidad. I Have a Dream.

 

Pero adentrémonos de nuevo en el laberinto normativo. En la entrega anterior hacíamos un recorrido descriptivo por los senderos que no paraban de bifurcarse. Cómo no, anduvimos perdido en muchas ocasiones. Corresponde ahora agarrar el hilo orientador de Ariadna y hacer un análisis crítico de todo ello.

 

Para lo cual vamos a tomar como base la Tabla II de la anterior entrega[i] que contiene, salvo error u omisión, lo más importante de la normativa sobre amianto producida en España y la UE, entre 1961 y 2017, considerando de esa tabla solo la que aparece marcada por un solo asterisco[ii], que es la que sigue en vigor en España. A partir de ahí explicamos, una a una, el desarrollo de las 24 normas vigentes (de las que 7 no son prescriptivas sino solo indicativas, y 2 de ellas son de iniciativa europea), con vistas puestas en la utilidad para los lectores y lectoras, y en un posible futuro normativo que colme los sueños de tantas gentes.

Continuar leyendo AMIANTO EN SU LABERINTO (II)

El amianto en su laberinto normativo (I)

Una visión crítica  de la normativa sobre amianto en la UE y en España.

La variada normativa sobre el manejo del amianto es, como en el caso de otras entradas, un verdadero laberinto.

Hay causas técnicas evidentes. Son todas aquellas variaciones que propician las propias normas básicas invocando las adaptaciones a contextos científicos cambiantes. Y causas sociales, que son aquellas que reflejan el paso del tiempo y el cambio de contextos que van construyendo las luchas sociales.

En el caso del amianto, ambas motivaciones para los cambios están presentes. Tomemos como ejemplo la Directiva 76/769, (”Directiva del Consejo, de 27 de julio de 1976, relativa a la aproximación de las disposiciones legales, reglamentarias y administrativas de los Estados miembros que limitan la comercialización y el uso de determinadas sustancias y preparados peligrosos”) que es la primera Directiva que limita el comercio sustancias peligrosas y en la que aún no aparece el amianto como tal. Éste aparece en esta serie de limitaciones solo siete años después, el la Directiva 83/478/CEE, que es la cuarta modificación de la directiva que comentamos. Pues bien, desde 1976 a 2009 ha sufrido 34 modificaciones y 13 adaptaciones al progreso técnico, y ello ha implicado en los Estados miembros la obligación de otras tantas “disposiciones necesarias para dar cumplimiento a la presente Directiva”.

Continuar leyendo

Captura de pantalla 2017-10-23 a las 16.24.53

Amianto: un caso prístino de tolerancia cero

Paco Puche, marzo de 2017

“La tolerancia consiste en el respeto, la aceptación y el aprecio de la rica diversidad de las culturas de nuestro mundo, de nuestras formas de expresión y medios de ser humanos. (…)Tolerancia no es lo mismo que concesión, condescendencia o indulgencia. Ante todo, la tolerancia es una actitud activa de reconocimiento de los derechos humanos universales y las libertades fundamentales de los demás. En ningún caso puede utilizarse para justificar el quebrantamiento de estos valores fundamentales. La tolerancia han de practicarla los individuos, los grupos y los Estados.”

(ONU. Declaración de Principios sobre la Tolerancia. Art. 1. 16 de noviembre de 1995)

Tolerancia es un término, como tantos otros, polisémico. En un sentido negativo significa soportar, llevar con paciencia, conceder. En sentido químico se produce cuando una persona consume una droga de una forma continuada y su organismo se habitúa a ella. Como consecuencia, se desarrolla un proceso sicológico y físico que hace necesario aumentar la dosis de forma progresiva para conseguir los mismos resultados o efectos. En un sentido positivo es el que contiene la apertura de este texto: no es concesión, “es reconocimiento de los derechos y libertades fundamentales en los demás y la aceptación y el aprecio de la rica diversidad de las culturas de nuestro mundo, de nuestras formas de expresión y medios de ser humanos”.

Tolerancia cero sería, respectivamente, cuando se acaba con la paciencia de otro y éste dice “¡basta!, hasta aquí hemos llegado”; en el segundo sentido son los casos cada vez más frecuentes relacionados con el Síndrome de la Intolerancia Química Múltiple y sus consecuencias para la salud; y en sentido positivo es, de nuevo, el contenido en la Declaración que abre el texto: “aquella que en ningún caso puede utilizarse para justificar el quebrantamiento de estos valores fundamentales”. Sería lo mismo decir intolerancia. Por un artificio del lenguaje lo que es una virtud (tolerancia) bien puede mantenerse como tal al cambiar de signo en otro contexto (tolerancia cero o intolerancia).

TOLERANCIA CERO A

El Tribunal Superior de Justicia de Madrid condena a Uralita a indemnizar con 700.000€ a la familia de un fallecido por amianto.

La Sección nº5 de Tribunal Superior de Justicia de Madrid, acaba de dictar sentencia estimando el recurso de suplicación interpuesto por la viuda e hijos de D. Juan J. V. B contra la sentencia dictada por el Juzgado de lo Social nº 11 de Madrid en 2015 revocando la misma y condenando a la demandada Uralita SA a abonar en concepto de daños y perjuicios, 300.000€ a la viuda y 200.000€ a cada uno de sus dos hijos.

Juan J. V. B. prestó sus servicios profesionales para la mercantil ROCALLA SA desde 1973 hasta 1982 como especialista de primera en moldeados, donde estuvo directa e indirectamente expuesto al amianto de manera continua, ya que su cometido principal, era hacer los moldes que se fabricaban en la factoría de Córdoba para los distintos productos que para la construcción allí se realizaban como tuberías, techos, canalones, macetas, planchas, etc. Para la fabricación de dichos moldes industriales, D. Juan J. V. B., utilizó como elemento principal el amianto que por venir en polvo se mezclaba con agua y otros productos para fabricar los moldes.

La continua y constante exposición al amianto, provocó que D. Juan J. V. B. sufriera un mesotelioma pleural diagnosticado en 2.011 falleciendo tras un deterioro progresivo el 6 de agosto de 2.012.

En Mayo de 2.013, la viuda e hijos de la víctima, presentaron demanda ante los Juzgados de lo Social de Madrid. Dicha demanda fue inicialmente desestimada por entender que Uralita y Rocalla no eran la misma empresa. Ello motivó que se interpusiera el recurso de suplicación ante el Tribunal Superior de Justicia de Madrid que ahora se ha estimado.

Supone esta sentencia, en la que se condena a la empresa Uralita a pagar 700.000€, una nueva victoria de la firma Oria, Pajares & Asociados en un caso no exento de dificultad tanto por la mercantil condenada al haber habido una compleja sucesión empresarial, como por las circunstancias concretas del caso. Victoria en la que además se reconoce una de las indemnizaciones hasta ahora más altas dictadas a favor de los afectados por el amianto que no sólo tienen que luchar contra los efectos de las enfermedades que dicho cancerígeno material provoca, sino contra las dificultades que supone su prueba en los Tribunales.